Chimenea Georgiana Ver más grande

Chimenea Georgiana

SAD2155

Nuevo producto

Chimenea blanca de época, estilo georgiano. Chimenea de madera en miniatura para casas de muñecas a escala 1:12. Con espacio para colocar un brasero de su elección (no incluye brasero), la chimenea cuenta con acceso por la parte posterior para poder meter una bobilla por detrás si se desea. La reja negra viene incluida, pudiendo quitarse o ponerse, no es fija.

Medidas: 10cm x 15cm x 4.2cm

Más detalles

Este producto ya no está disponible

11,90 € impuestos inc.

Add to wishlist

Más

El estilo georgiano es el nombre dado en los países de habla inglesa al estilo llevado a cabo entre 1720 y 1840, llamado así por los cuatro reyes británicos llamados Jorge (George) que reinaron en el Reino Unido desde 1714 hasta 1830.

El estilo georgiano supuso en un principio una arquitectura neoclásica, a través de la interpretación del renacentista italiano Andrea Palladio, siendo el máximo exponente de este movimiento el arquitecto Iñigo Jones que tuvo una gran difusión en la decoración de interiores, otros representantes de esta arquitectura neoclásica fueron Robert Adam, James Gibbs, William Chambers al que se debe Somerset House en Londres, construido en la segunda mitad del siglo XVIII, que constituye uno de los ejemplos más bellos de la aplicación de este estilo a la arquitectura pública,

Desde 1760 se fueron mostrando otros tipos de arquitectura georgiana, distinta del palladianismo, con las variantes inglesas del estilo rococó: el nacimiento del Neogótico, que culminaría en el siglo XIX, con su transformación en el gótico victoriano, el Chinoiserie, asociado con los arquitectos británicos James Wyatt, Henry Holland y John Soane. La arquitectura georgiana se vio sucedida, en el siglo XIX, por el estilo victoriano.

Los arquitectos georgianos que seguían en sus construcciones las formas palladianas que ponían de manifiesto un estado natural de orden y proporción, fueron a la vez los creadores del denominado jardín inglés que proponían un tipo de diseño natural, las colinas, los árboles y los demás elementos debían adoptar sus propias formas con libertad, sin sometimiento a ninguna norma geométrica, despojado de la artificiosidad de los jardines franceses. Estas concepciones suponían, en algunos casos, visiones contrapuestas de una misma realidad.

Accesorios